Fútbol Selección Peruana

ANÁLISIS TÁCTICO: Perú en Rusia 2018

¿Qué sistemas utilizó la Selección? ¿Cómo jugó Perú en Rusia? ¿Por qué solo hemos anotados dos goles a pesar de haber tenido más situaciones de gol que el rival? ¿Qué errores cometimos para que nos hicieran los goles ante Dinamarca y Francia? ¿Los pases de Gallese son pelotazos o pases en corto? ¿Cómo ataca Perú en un córner?

ESCRIBE: ALBERTO VEGA

https://platform.twitter.com/widgets.js

Hoy podemos decir de una vez por todas que tenemos a Gareca nuevamente en nuestro equipo. Ha pasado más de un mes con esta incertidumbre de que si se queda o se va. La respuesta ya lo sabemos todos y esto un punto importante para la evolución de la Selección Nacional.

Este momento es histórico, por primera vez la Selección renueva con su entrenador. Nunca jamás en nuestra vida futbolística se ha contado con el mismo entrenador en dos Clasificatorias consecutivas. Este es un paso importante y fundamental para los procesos del que tanto anhelamos, pero que nunca lo hemos desarrollado.

A pesar de la renovación del Comando Técnico, la situación del presidente de la FPF no es buena. Han salido más audios que comprometen a Edwin Oviedo con César Hinostroza y Antonio Camayo. Y por muchas semanas no se ha hablado del tema futbolístico, se comprende esa situación. Sin embargo, en este texto queremos expresar nuestras intenciones de seguir profundizando en el juego.

El Mundial ha sido para muchos una de las mejores ediciones que se pudo vivir en los últimos años. Para otros significó todo lo contrario argumentando que “los equipos se defendieron más de lo que atacaron”, pero eso es una discusión aparte. Rusia fue la emoción de la afición.

Se marcó un hecho importante en la historia del fútbol peruano: después de 36 años logramos volver a la elite del fútbol mundial, pero esto no significa que estaremos en ese sitial de por vida. Un grave error que podríamos cometer es creernos los invencibles.

Rusia 2018 fue la máxima expresión para la afición peruana fuera de sus fronteras. Algarabías en todos los aviones con destino a Moscú, felicidad total en los rostros de cada hincha peruano, excitación grupal por las ganas de gritar un gol, etc. Todo esto se vivió dentro y fuera del país. Anhelando un sueño, anhelando nuestros más profundos sueños.

Este Mundial también fue la demostración de la constante evolución de la Selección. Entendámoslo bien, de la Selección, más no del fútbol peruano en sí. Se compitió a un altísimo nivel después de mucho tiempo llegando a superar barreras propias. Antes de intentar vencer al rival, primero logremos dominar nuestros peores miedos. Vamos en esa línea, pero aún no lo hemos completado del todo.

Lo mejor de la evolución ha sido el juego, aunque todavía hay mucho por mejorar. Hemos intercambiado entre el pase largo a jugar por abajo y viceversa. Según las características del rival, se ha mezclado estas armas en todo el proceso. En la ejecución se ha visto momentos buenos y malos, esto se debe al crecimiento que vive el equipo nacional. El fútbol es dinámica de lo impensado, y en esta línea, es importante analizar lo que va bien y de lo que se tiene que mejorar. Si creemos que por haber disputado un Mundial todo está bien estamos recontra equivocados.

Son distintos elementos tácticos que se toman en cuenta en cada partido para poder llegar al análisis del mismo, por ejemplo: goles realizados y recibidos, transiciones ofensivas y defensivas, elaboración de las jugadas, saque del arquero, pase largo, saques de esquina a favor y en contra, etc. Todos y cada uno de estos «ítems del juego» son analizables con la lógica intención de mejorar cuando rueda el balón.

¿Qué sistemas utilizó la Selección? ¿Cómo jugó Perú en Rusia? ¿Por qué solo hemos anotados dos goles a pesar de haber tenido más situaciones de gol que el rival? ¿Qué errores cometimos para que nos hicieran los goles ante Dinamarca y Francia? ¿Los pases de Gallese son pelotazos o pases en corto? ¿Cómo ataca Perú en un córner? Estas y otras dudas serán puestas en contexto en este informe de Perú en Rusia 2018.

1.- SISTEMAS UTILIZADOS:

Entendamos y definamos conceptos antes de confundirnos. Sistema de juego equivale decir el «número telefónico» que se usa en un partido. Es la manera de cómo se para el equipo en el campo. En el fútbol actual es común escuchar a mucha gente decir que un equipo mejora a partir de la utilización de un sistema de juego determinado, pero eso no es del todo cierto.

“Creo que este equipo va a mejorar y tener más presencia con el 4-3-3 porque con el 4-4-2 no -genera nada” “Si no cambia de sistema entonces se puede complicar en la tabla” “El 4-2-3-1 no me gusta porque no es un sistema de ataque” Esto es verdad a medias, el sistema no hace el equipo. El juego es la diferencia, por lo tanto la manera en cómo se interrelacionan los jugadores es fundamental para «darle vida» a este sistema.

El uso de los sistemas no significa, necesariamente, como jugará un equipo. Sin embargo, es importante conocer cómo se paran en el terreno de juego.

Perú es una selección que ha utilizado el 4-2-3-1. Siempre con dos volantes para la elaboración y ‘recuperación’, dos extremos para el desborde y repliegue y un media punta que sea el nexo con el delantero central. Entre comillas menciono la recuperación porque no es una tarea exclusiva de los volantes, sino de todo el equipo. Los delanteros son los primeros defensores.

Este 4-2-3-1 no ha sido un sistema rígido del cual tenga que cumplirse a raja tabla. Perú se ha basado en la fluidez que tiene cada futbolista para poder ubicarse en una zona determinada del campo, todo a partir de una manera de jugar. Tenemos un volante que puede jugar de lateral, otro volante que puede ser back central, un extremo que puede ser volante, los dos extremos pueden jugar por izquierda o derecha con pierna cambiada, un media punta que también juega de extremo, etc. Fluidez en el equipo.

Tal vez cuando se menciona este sistema utilizado por Perú (4-2-3-1) se asemeja más a la presencia de Paolo Guerrero en la oncena titular y cuando él ha estado ausente se produjo la modificación. Esto nos ha desencadenado a la utilización del 4-4-1-1. Un claro ejemplo puede ser el partido contra Dinamarca. En ese entonces, Guerrero jugó el segundo tiempo. Pero el primer tiempo se empezó con Tapia y Yotún en la volante, Carrillo y Flores en las bandas, más adelantado Cueva detrás de Farfán.

Lo hecho por Ricardo Gareca es un gran acierto. En Eliminatorias cuando las cosas iban mal existían comentarios indicando “que cambie de sistema si no se puede con este” “¿Por qué aferrarnos a algo que no da resultados?” Lo cierto de todo esto es que en realidad no es el sistema de juego, si no la manera en cómo se juega. Todo cambia cuando rueda el balón, un momento puede ser un sistema y al otro puede ser totalmente distinto. Lo importante es la movilidad de los jugadores para la flexibilidad del juego.

2.- GOLES ANOTADOS:

Perú en la simpleza de sus recursos ha sabido administrar el balón y a partir de esto empezar a generar situaciones de gol. Simpleza no se relaciona necesariamente a «algo malo», sino todo lo contrario. El fútbol mientras más simple sea, será mucho mejor.

Sería casi una obviedad mencionar que cada situación de gol generado por Perú, en los tres partidos del Mundial, por ejemplo, han llegado, la mayoría de veces, tras una sucesión de pases. Es ahí cuando se empieza a marcar algo distinto y eso que en Eliminatorias también fue igual. El balón a ras de piso ha sido una constante en el juego del equipo de Ricardo Gareca.

Entramos en una deducción: el camino es con la pelota. Con ella todo, sin ella nada. “El pase une, el pelotazo divide” Frase célebre de Diego Latorre –comentarista de Fox Sport- y vaya cuánta razón tiene. La circulación para una finalidad.

La ‘bicolor’ es una selección a la que no se le puede etiquetar como un equipo estéril en situaciones de gol. Dinamarca puede ser un argumento para la oración anterior. Francia, en su repliegue, evitó que tengamos mejores opciones. Contra Australia tuvimos menos el balón, pero eso no significó que mermara nuestro ataque. La intencionalidad de la posesión es la clave y Perú lo ha asumido con naturaleza.

Es cierto, el fútbol se gana con goles y es uno de los objetivos de este deporte: anotar más que el adversario. Pero no todo se reduce en cuánto queda el marcador, sino en la manera en cómo se utiliza los recursos para llegar a ella. Anotar un gol más que el rival es el marcador final, por ende es el resultado del partido. Analizarlo en base al resultado, por lo menos, es lo que yo no quisiera hacer. En el camino se puede tener cierta molestia por no haber concretado, pero para la Selección es un avance en la manera como compitió.

El grito de gol para todo un país llegó gracias al remate cruzado de André Carrillo y al desmarque de Paolo Guerrero. ¿Pero que se hizo para logar anotar? La clave está en la conexión jugador-balón. Este dúo se necesita para que el juego de Perú prevalezca en el tiempo porque en nuestra construcción predomina la utilización de la mayoría de jugadores y no de unos cuantos. Dependemos de todos y no de uno solo.

La jugada del primer gol se inició debido a que Carrillo recuperó el esférico por derecha y luego de unos cuantos pases hizo que Yotún se encuentre en una situación rápida a resolver. Perú movió a Australia de derecha a izquierda lo que provocó dos grandes huecos: espalda de Behich y de los centrales. El pase en profundidad de Yoshimar a Guerrero es en respuesta ante la poca posibilidad de jugar con Tapia (con marca) y Cueva (rodeado entre cuatro), no se podía jugar con los jugadores cercanos. Por delante de ‘Yoshi’ estaba Cueva y Guerrero, el 9 era el que se encontraba en buena posición. Entonces, la mejor opción era jugar con el jugador lejano (Paolo) para que pique al espacio. Carrillo, sin oposición alguna, sigue avanzando y anota.

El segundo gol se generó por izquierda. Cueva y Trauco fueron los encargados de la elaboración, uno con el pique al espacio y el otro con el pase para esa zona. Perú nuevamente orienta a Australia y esto le produjo un hueco grande a las espaldas de Risdon (lateral) y Jedinak (volante). Es por ese lugar donde Cueva picó y aprovechó la situación ventajosa. Conducción de Cueva para la liberación de Guerrero que se encontraba con los dos centrales: Sainsbury y Milligan. El primero de estos va a tapar el agujero y el otro se queda mano a mano con el delantero, en el 1vs1 ganó el peruano.

El ‘Depredador’ con un movimiento de distracción se sacó la marca de Milligan. Retrocede y regresa. Va y viene. Se aleja y se acerca. Es el desplazamiento sin balón para desmarcarse. Menotti lo define de la siguiente manera: “cuando voy es porque vengo”. Consiste en que el jugador se aleja del espacio para luego atacarlo. En el retroceso hace mención a “cuando voy…” y cuando está regresando se completa la frase con “…es porque vengo”. Voy por el ‘retroceso’ para fingir que me alejo de la jugada, esto produce la confusión de mi marca, y en el momento oportuno ‘regreso’ para participar en ella.

En la observación de los goles de Perú podemos encontrar cualidades que se repiten: fabricar espacios a la espalda de los defensores a través de la circulación y en una circunstancia favorable del juego dar un pase a ese hueco.

3.- GOLES RECIBIDOS:

Todos sabemos que la Selección falló en no saber anotar las situaciones de gol que generó. Pero, esa no es la única explicación que se le puede dar al asunto. Existieron otros factores que provocaron la no clasificación a octavos. Por ejemplo: en los goles que nos convierten se exponen errores comunes del equipo peruano que conspiraron para irnos en primera ronda.

Particularmente, no considero que sea un ‘juego inerte’ el que practica la Selección. Confundimos muchas veces ‘jugar bien y jugar bonito. Sin embargo, no responden a la pregunta ¿qué es para ellos para jugar bien o jugar bonito? Anotar más goles que el rival, no significa, necesariamente, haber jugado bien. No por hacer bien una cosa te dará como resultado lo que esperamos: el gol. Solo nos acercamos, pero eso no nos da la garantía al 100%. Jugar bien para ganar y nosotros vamos en esa línea.

No podemos catalogar, exclusivamente, que el equipo que ‘juega bien’ sabe anotar las que genera porque ya estamos entrando a la manera resultadista de pensar las cosas. Creer fielmente en esa frase es afirmar que el que gana solo juega bien y el que pierde juega mal.

El gol que nos anotó Dinamarca surge tras un ataque mal concretado de la ‘blanquirroja’. A esto se le suma el descuido hacia los movimientos de Christian Eriksen (detrás de la línea del balón) y cuando le llega el esférico a los pies ya estaba lejos de Tapia.

Otro error que se comete, en esa jugada, fue dejar a Christian Ramos con dos jugadores para tapar el acoso del rival. Eriksen conduce libre y al costado suyo está Poulsen. El defensor peruano tiene la marca del 20 danés, pero surge una dificultad. Si Ramos sigue al pendiente de su marca (Poulsen) dejaría otro hueco entre él y Alberto Rodríguez, entonces para Eriksen sería más fácil entrar hasta el área sin oposición.

Por otro lado: si Ramos salía a presionar al jugador del Tottenham hacía que deje libre a Poulsen para que ataque por su espalda. En mi opinión, en esa acción debió salir a la presión Rodríguez para quitar espacio al ataque, además, porque no tenía marca alguna.

El gol que nos anotó Francia, tiene otra similitud con lo sucedido ante Dinamarca: perdimos otra vez el balón, pero en una zona peligrosa. Paolo Guerrero recibe la pelota con la mirada puesta en ella y no sobre el entorno que lo rodea. El control orientado no es bueno, se le va largo y Paul Pogba presiona para recuperar.

En el vídeo se muestra la Línea A y B. La primera raya indica el espacio por donde pasará el pase de Pogba hacia Oliver Giroud. Advíncula y Ramos «fabricaron» ese hueco (nótese el sentido figurado y no literal de la oración), mientras que la segunda raya lo formaron, nuevamente, Ramos con Rodríguez. Giroud pasó libre entre los centrales hacia el espacio. Las líneas significan las zonas por donde atacaron los franceses en los instantes finales de la jugada.

3.- PASES DE GALLESE:

Pedro Gallese ha demostrado un crecimiento constante en el arco peruano. Pasó de ser el tercer arquero de una Selección Sub17 a convertirse en un indiscutible en el equipo de Ricardo Gareca. Puede jugar luego de recuperarse de una lesión como ante Argentina y sabremos que nos puede salvar en un partido.

“El arquero solo está para tapar”. Esto es algo en el que no estoy de acuerdo, respeto pero no comparto. Es tan absurdo como decir que el defensor solo está para hacer honores a su puesto: defender. O con mencionar que el volante solo construye jugadas y el delantero solo define. El fútbol es un todo y no se puede fraccionar y etiquetar a los jugadores por sus puestos. En un mundo tan cambiante las habilidades de sus intérpretes es cada vez más fundamental para las exigencias que se presentan en un partido. La salida limpia del balón es fundamental para la creación de jugadas en un equipo como el nuestro, y en ella la figura del arquero es esencial.

Saque de meta:

Este tipo de jugadas en Perú es prácticamente relacionarlo con el pelotazo. Cada vez que a Gallese le toca sacar desde el fondo, en muchas oportunidades, se utiliza el pelotazo buscando a Paolo Guerrero y/o Farfán. El efecto secundario es inmediato: la mayoría de estos pases terminan en los pies del rival o el balón regresando a propio campo. Y esto, a mi parecer, es un punto a mejorar.

No abusar demasiado de los pelotazos porque al fin y al cabo le estamos regalando el balón al adversario. Pocas situaciones de gol se produjeron luego de un pelotazo a pelearla. No confundir cambio de orientación o pase largo con pelotazos. Pase largo es al espacio y con un fin, pelotazo es a lucharla y a lo que salga. 

En los saques de meta no baja ningún peruano para ser el primer pase. Pero, en la construcción de jugadas desde el fondo, sin la participación de Gallese, se juntan los jugadores. La altura de la Selección (en el campo) lo marcan los centrales: si ellos suben, las otras líneas también lo harán, si bajan los seguirán. Generalmente nosomos un equipo que se parte rápido. Pero sí se deja bastante espacio entre el portero y la primera línea de defensores al momento del saque de portería. Habría que aprovechar más a los que tengan una mejor relación con el balón para evitar que vuele por los aires.

Otra característica más cuando se produce los saques de meta son los movimientos de los laterales. Trauco y Advíncula se cierran hasta el medio campo. Se colocan en esa zona para ser partícipes de una posible segunda jugada en caso el balón pase por sus costados. Siempre el lateral izquierdo  más cerca de la línea de medio campo respecto al lateral derecho.

Pelotazo tras presión:

Cuando el rival acosaba y tapaba líneas de pase a Gallese, la opción fue la de tirarla largo. Pero nuevamente persiste la equivocación: en estas jugadas puntuales no hubo desmarque para facilitar la salida del balón por abajo. Se repitió el pelotazo por resolver rápido y no está mal, hasta es comprensible, porque se evita complicarse en una zona cerca al arco nuestro. Aunque esta acción nos lleve a ceder posesión.

Para que un pase sea fructífero no solo depende del jugador que tiene la pelota, sino también de los demás compañeros. Un buen pase consiste en que tus compañeros te den soluciones para dársela cómodo y en posición ventajosa. La decisión no tiene que ser una exclusividad para el que la tiene, si no por quien la pueda tener luego del pase.

Cruyff decía: “está comprobado estadísticamente que los jugadores realmente tienen la pelota 3 minutos en promedio… por lo tanto, lo más importante es: ¿Qué hacer durante los 87 minutos restantes cuando no se tiene la pelota?” Es ahí cuando los movimientos sin balón son fundamentales para la circulación. Perú lo ejecuta, sin embargo, como en todo equipo que pasa por un proceso, en jugadas como estas, falla con lo indicado.

Salida a ras de piso con participación del arquero:

Es oportuno mencionar las características que se emplea en el despeje desde el arco, sin embargo no podemos quedarnos solamente con esa acción del juego. Hay muchas más. El fútbol es amplio, por ende debemos acostumbrarnos a incorporar ideas y conceptos que nos facilite la compresión de lo que sucede en un partido.

Es necesario precisar algo: el arquero peruano no solo jugó con balones largos, también existió juego corto desde su área. Talvez en menor cantidad, pero interesante para el análisis. Y cada vez que se realizaba esta acción (juego corto con Gallese) surgió una particularidad: se jugó más con Ramos que con cualquier otro central. Esto se debe a una sencilla razón: aprovechar el lado izquierdo de Perú para buscar la conexión Advíncula-Carrillo.

El comportamiento de los laterales, en este tipo de jugadas, es totalmente opuesto a la de los saques de metan con despeje largo. En el pelotazo de Gallese, se juntan con los centrales en mitad de campo; en el toque corto del arquero, se alejan. Advíncula y Trauco se abren para darle amplitud al juego. Si se quiere ser profundo (legar al arco rival), se tiene que ser amplio (utilizar todo el ancho del campo). Ellos lo interpretan de la mejor manera.

Pedro Gallese sin duda alguna ha dado la talla en el arco de la Selección. Cada vez que se le ha requerido para salvar en una jugada puntual, él lo ha hecho. Está en el jugador mantener la regularidad y continuidad para que siga siendo uno de los titulares en un nuevo proceso con Ricardo Gareca.

4.- Ataque de Perú en los córners:

En más de una oportunidad seguramente hemos subestimado los córners. No le prestamos la debida atención y se cree que solo consiste en ir a cabecear, grave error. Talvez sea una de las acciones del juego que menos es analizado al momento de un partido. Y cuando me refiero a que no es muy analizado hago mención a nosotros los periodistas y/o también por la gente. Está más que claro que el Comando Técnico de la Selección lo tiene completamente detallado.

Es importante mostrarle a la gente como son las transiciones ofensivas, defensivas, circulación del balón y otros aspectos del juego. Pero es igual de fundamental darle una ojeada a los tiros de esquina, porque en un fallo minúsculo podemos pagarlo caro. Un claro ejemplo el gol de Bélgica a Japón cuando le tocó realizar un córner. Atacó mal y pagó caro.

Carlos Bilardo decía: “córner mal tirado, gol del adversario” Y vaya cuánta razón tiene.  Los córners a favor nos han dado goles importantes previo al Mundial, como el gol de Guerrero a Venezuela (vuelta) y sellamos nuestra clasificación con el tanto de Christian Ramos a Nueva Zelanda.

Perú en Rusia 2018 ha tenido 9 tiros de esquina a favor, 3 en cada partido. Sin embargo, no se ha conseguido mayor peligro en estas jugadas más que un disparo de Flores (en el primer córner a favor contra Francia) y un disparo de Advíncula (en el segundo ante Australia).

Si mencionamos al equipo francés debemos decir también que tiene en sus filas a un Giroud que no solo gana arriba cuando su equipo le da un pase largo, también ha servido de mucha ayuda en los córners defensivos. Contra Perú, por ejemplo, ganó 2 pelotas aéreas al momento de defender un tiro de esquina.

La renovación del Comando Técnico se ha logrado, pero eso no nos tiene que cegar nuestra perspectiva. Gareca tiene una maestría en liderazgo y el fútbol peruano es su especialidad. Sin ánimos de ser egoísta con su futuro, lo mejor que le podría haber pasado es su renovación con la Selección. Perú y Gareca, un dúo que se desean. Nuestro crack fuera del campo es este señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: